Diseñados para el movimiento

Actualizado: feb 22

El movimiento es vida y así ha sido desde hace millones de años. El movimiento ha contribuido desde siempre a preservar la vida en el planeta.


Estamos diseñados para el movimiento, cada célula de nuestro cuerpo debe moverse para llevar a cabo todas y cada una de sus funciones.


Cada vez más, la gente pasa más tiempo de forma sedentaria. En nuestro tiempo libre estamos a menudo sentados, frente a un dispositivo. Muchos de nuestros trabajos se han vuelto inactivos, con largas jornadas frente un escritorio, y el uso de vehículos como medio de transporte, contribuye a la falta de actividad física.


Todo esto conlleva consecuencias psicofísicas que inciden directamente en nuestra salud. Un estilo de vida inactivo puede causar enfermedades crónicas (obesidad, patologías del corazón, presión arterial alta, colesterol, diabetes tipo 2, cáncer de colon, de mama y de útero, osteoporosis, depresión y ansiedad, entre otras). Estamos diseñados para el movimiento, para que nuestras más de 30 billones de células lleven a cabo las funciones en nuestro organismo.



¿Cómo podemos aumentar el movimiento para mejorar el funcionamiento de nuestro organismo?


Movimiento y Sistema Respiratorio

Cuando hablamos del sistema respiratorio siempre ponemos toda la atención en los pulmones, y nos olvidamos que el músculo motor más importante es el diafragma. El diafragma separa la cavidad torácica de la abdominal y se sitúa debajo de los pulmones en forma de cúpula, permitiendo que se realice el intercambio gaseoso y la movilidad de las vísceras (manteniéndolas suspendidas, móviles, libres y en su correcto emplazamiento).


El estrés, el miedo, la angustia o las preocupaciones, son estados emocionales de activación simpática, que actúan sobre el ritmo cardíaco y por consiguiente sobre el aparato respiratorio. El ritmo respiratorio se altera y puede generar un exceso de tensión del diafragma y provocar un "bloqueo diafragmático".


El diafragma es atravesado por el esófago, vena cava, nervio vago, sistema linfático, entre otros. Por lo tanto, si el diafragma está tenso o bloqueado todas estas funciones se ven limitadas. Pero su función principal es la respiración.


Cuando inhalamos el diafragma baja para dejar espacio al aire que entra en los pulmones y cuando exhalamos sube y hace de fuelle al mismo tiempo que le devuelve el espacio a las vísceras.

Por lo tanto, es muy importante que nuestro diafragma se encuentre relajado tanto para el buen funcionamiento del sistema respiratorio, como para el sistema digestivo, circulatorio, etc.


Adho Mukha Svanasana es una postura semi inversa que nos puede ayudar a descontracturar este músculo. Como el diafragma se eleva hacia la cavidad torácica, se ralentiza el ritmo cardíaco. Esta postura estira y relaja el diafragma a la misma vez mejorando la circulación muscular. Es una postura para la recuperación corporal por cansancio y fatiga.


Adho Mukha Svanasana - BeBalance Barcelona
Adho Mukha Svanasana

Movimiento y Sistema Linfático


El sistema linfático ayuda a combatir infecciones, elimina las toxinas y los desechos del cuerpo y transporta glóbulos blancos a través de un circuito de un solo sentido que parte de la última célula de los últimos dedos de los pies hasta las venas yugulares desembocando en el torrente sanguíneo. Además, el sistema linfático es una parte principal del sistema inmunitario.


Cuando el sistema se encuentra comprometido, el resultado puede ser la inflamación glandular de los brazos y las piernas, infecciones recurrentes y un sistema inmune debilitado. Las posturas invertidas ayudan a reducir la inflamación y mantienen al sistema en movimiento.


Adho Mukha Svanasana, anteriormente mencionada, puede ayudar a nuestro sistema linfático, realizando una variante, como por ejemplo: Eka Pada Adho Mukha Svanasana, y así activar el transporte linfático desde su origen (dedos del pie) hasta su fin.

Eka Pada Adho Mukha Svanasana - BeBalance Barcelona
Eka Pada Adho Mukha Svanasana

Además de las posturas semi inversas o inversas, un ejercicio que puede ayudar a movilizar y a bombear la linfa es, en posición de pie, levantar y bajar los talones rebotando contra el suelo suavemente. Este sutil movimiento también ayuda a la relajación muscular, ya que en caso de existir contracturas la linfa tendría dificultades en su recorrido ascendente.

Movimiento y Sistema Circulatorio

El sistema circulatorio es el encargado de bombear, transportar y distribuir la sangre por todo el cuerpo. Se integra con el corazón y los vasos sanguíneos: arterias, venas y capilares.


Con la edad, las venas y arterias van perdiendo su inherente elasticidad, por lo que es interesante flexibilizarlas para evitar obstrucciones arteriales o venosas que pueden perjudicar al corazón.


Aquellas posturas que nos ayudan a flexibilizar las arterias branquiales, son las extensiones superiores, como por ejemplo la que se realiza en Utthita Trikonasana.

Utthita Trikonasana - BeBalance Barcelona
Utthita Trikonasana

Por otro lado, el hígado, el órgano más grande y con más funciones de nuestro cuerpo, es fundamental en el sistema circulatorio y en el corazón. Un hígado sano protege este sistema y ayuda a desintoxicar y purificar la sangre venosa, además de eliminar las toxinas (bacterias, virus o parásitos) del cuerpo.


Cuando el hígado, como consecuencia de malos hábitos alimenticios, falta de hidratación y falta de movimiento, se sobrecarga, su capacidad depurativa se ve muy disminuida. El resultado es una acumulación de sustancias tóxicas en la sangre y el hígado.

Las posturas que implican inclinaciones laterales ayudan a mantener una buena salud de nuestro hígado; hacia el lado derecho, lo comprimen expulsando los tóxicos almacenados, como si fuera una esponja, y cuando se realiza hacia el lado izquierdo, hace que sangre nueva entre en el hígado a presión.

Un ejemplo de inclinación lateral es Utthita Trikonasana, y se realizará empezando por la derecha.


La sangre realiza el recorrido por todo nuestro cuerpo en 3 minutos. Cada postura mejora la circulación sanguínea (y linfática) por lo que una mayor permanencia en ellas significa mayor circulación, mejorando la salud y la vitalidad de todos los sistemas del organismo.


Movimiento y Sistema Digestivo


El sistema digestivo requiere de movimiento en toda su actividad y tiene como función principal el proceso de la digestión.


Debido al vínculo emocional que tenemos con el alimento desde que nacemos, muchas dolencias o patologías digestivas tiene que ver con aspectos emocionales.


El estado del diafragma, músculo del sistema respiratorio, afecta también a los músculos y órganos digestivos. Si está contracturado puede pinzar el esófago y, a la vez, el nervio vago que no permitirá una buena transmisión de información para su funcionamiento correcto, llegando a provocar estreñimiento o gastroenteritis entre otras molestias o patologías. De ahí la importancia de descontracturar el diafragma también para activar el sistema digestivo (inversas, semi inversas - comentado anteriormente).


Si el diafragma se relaja, deja de presionar los órganos que participan en el sistema digestivo como el estómago y el hígado. Este último, al estar relajado, facilita su función de limpieza y el resto de sus funciones.


A nivel orgánico las torsiones producen una compresión en los órganos situados en la zona abdominal y torácica, esta compresión ayuda a la expulsión de tóxicos y al drenaje tanto sanguíneo como linfático, estimulando el movimiento y favoreciendo el tránsito intestinal.


Un ejemplo de torsión es Ardha Matsyendrasana, que además permite el desbloqueo articular, en este caso, a la altura del D4-D6, que es de donde salen los nervios hacia el estómago junto al nervio vago.

Ardha Matsyendrasana - BeBalance Barcelona
Ardha Matsyendrasana

Estos son algunos ejemplos que hemos utilizado para transmitir que las posturas de yoga anatómico, en lo que se refiere a los sistemas de nuestro organismo, favorecen el movimiento interno y el correcto funcionamiento orgánico.


Son muchos los beneficios que podemos obtener teniendo un conocimiento adecuado de nuestro cuerpo sin necesidad de herramientas ni técnicas complejas.




Si sufres alguna lesión o patología consulta con un profesional sanitario antes de realizar cualquier postura.

- Evita realizar invertidas o semi inversas si tienes presión arterial alta o glaucoma.

- No hagas flexiones o extensiones en caso de padecer una hernia o protusión discal.

El dolor es un indicador de intolerancia física del cuerpo, escúchalo para evitar lesiones o molestias físicas.


Entradas Recientes

Ver todo